Hotel del Jardín

"El edificio era de planta baja, hecho construir por una institución católica donde funcionaría un Colegio. Pigazzi lo adquiere y le hace agregar un piso con un constructor de apellido Gilardone y lo inaugura en 1873.
En su patio se realizaban riñas de gallos y en una vidriera estuvieron exhibidas las armas y el tirador de Juan Moreira pocos días después de su muerte.

Arriba: La calle 9 de Julio hacia principios del siglo XX. Se puede ver al Hotel del Jardín a la izquierda. Crédito:
La República Argentina en su Primer Centenario/Museo Pago de los Lobos

La cocina atendida por maestro en el arte culinario; sus vajillas de plata y fina cristalería y el aseo de sus habitaciones constituían la característica de ese hotel.
Disponía de un carruaje que hacía viajes a Empalme Lobos para transportar gratuitamente a los pasajeros de los trenes que se hospedaban en el hotel. Fueron huéspedes del mismo en distintas épocas, distinguidas personalidades; altos dignatarios del clero, gobernadores, legisladores, médicos de fama, etc.

Arriba: Vista del anverso y reverso del menú del hotel. Crédito: Museo Pago de los Lobos.

Cito los nombres de Leandro N. Alem, Leonardo Pereyra, Mariano Demaría, Estanislao Zeballos, el duque de los Abruzos, el Obispo Castellanos, Belisario Roldán, Monseñor Terrero, Pedro B. Palacios (Almafuerte), Alicia Moreau de Justo, Pablo Pizurno, etc.
De sus balcones allá por 1893, hizo uso de la palabra el célebre orador y político Aristóbulo del Valle quien había llegado a ésta acompañado por el Dr. Mariano Demaría.

Arriba: Factura del Hotel del Jardín del año 1909. Crédito: Museo Pago de los Lobos.

¡Viejo hotel cuántos recuerdos fluyen a mi mente! ¡Cuántos momentos gratos pasados reunidos con buenos amigos, ya en su mayor parte desaparecidos! Al evocarte, mi alma se entristece, porque estás unido al recuerdo de muchos seres queridos que compartieron conmigo alegrías e inquietudes.
Constituyó el orgullo de Lobos, pues se lo consideraba uno e los mejores de la Provincia.

Hoy en el mismo lugar están construyendo un moderno edificio, pero los que tenemos el espíritu sensible, lamentaremos siempre que se haya demolido el viejo hotel..."


Arriba: Condimentero de plata perteneciente al Hotel del Jardín. Crédito: Museo Pago de los Lobos.

Agregamos nosotros, hechos no relatados por Quaglia como el banquete ofrecido a Fels, o a Hipólito Yrigoyen en su visita a Lobos durante su campaña presidencial del 16, los homenajes al Cura Ferroni y otros tantos que ayudaron a conformar esa "fama" pueblerina y no tanto que lo rodeó.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son moderados por el administrador y pueden tardar en aparecer. Los comentarios que no cumplan con lo establecido en los Términos y Condiciones de Uso del sitio podrían ser eliminados. El Museo Pago de los Lobos no se responsabiliza por los mismos.