ARCHIVO DIGITAL

Cartoteca Biblioteca Documentos Mediateca
Colección de mapas digitalizados de Lobos, desde 1774 (Thomas Falkner), las diferentes mensuras del pueblo hasta el presente. Libros y diversas publicaciones sobre la historia de Lobos, incluyendo estudios de etnografía y geología de la región. Documentación histórica, desde la época de la Comandancia de Fronteras (siglo XVIII) hasta eventos importantes del siglo XX. Colección de videos históricos, entrevistas relacionadas a la historia local y piezas de audio antiguas (piezas musicales y publicidades).


El domingo por la tarde inauguramos un sector destinado a mostrar objetos y documentos que pertenecieron a Atilio Cattáneo. Un lobense que se destacó en diferentes actividades -la aviación, la literatura, el teatro, la política y la música- lo que de alguna manera lo distinguieron entre sus contemporáneos. Una biografía de Atilio Cattáneo será publicada en esta pagina a la brevedad.

Arriba: José Guindani junto al hijo de Atilio Cattáneo. Crédito: Lobos News.

Volviendo a lo ocurrido el domingo una interesante cantidad de público fue el marco que acompaño la inauguración en la que se hicieron presentes familiares del homenajeado: su hijo Atilio Cattáneo y sus nietas Gabriela, Florencia, Victoria y Javier Chihirigaren y sus biznietos María de los Ángeles, Agustín y Rodrigo Pardo y Joaquín, Lucila y Ramiro Ferreyra además de su nieto político Enrique Pardo.

Arriba: Las nietas de Atilio Cattáneo, junto a Miguel Bannon y José Guindani. Crédito: Lobos News.

Arriba: Pertenencias donadas al Museo por parte de los familiares de Cattáneo. Crédito: Lobos News y MPL.

Agradecemos especialmente a los familiares de Cattáneo por la donación de elementos que desde ahora pasan a integrar el patrimonio cultural de Lobos.

Enlace relacionado:
Artículo en Lobos News
El Museo Pago de los Lobos los invita a la inauguración de la Muestra de Atilio Cattáneo el domingo 7 de agosto a partir de las 16:00 hs.

Cattáneo fue militar, uno de los pioneros de la aviación argentina y posteriormente se desempeñó en el ámbito de la política dentro del radicalismo.


La muestra consiste de afectos personales donados por la nieta de Cattáneo, como el casco y guantes que usó durante su visita a Lobos en 1915 a bordo de su aeroplano Blériot XI. Se incluyen además un sable, fotografías, documentación y las obras de su autoría.
"El edificio era de planta baja, hecho construir por una institución católica donde funcionaría un Colegio. Pigazzi lo adquiere y le hace agregar un piso con un constructor de apellido Gilardone y lo inaugura en 1873.
En su patio se realizaban riñas de gallos y en una vidriera estuvieron exhibidas las armas y el tirador de Juan Moreira pocos días después de su muerte.

Arriba: La calle 9 de Julio hacia principios del siglo XX. Se puede ver al Hotel del Jardín a la izquierda. Crédito:
La República Argentina en su Primer Centenario/Museo Pago de los Lobos

La cocina atendida por maestro en el arte culinario; sus vajillas de plata y fina cristalería y el aseo de sus habitaciones constituían la característica de ese hotel.
Disponía de un carruaje que hacía viajes a Empalme Lobos para transportar gratuitamente a los pasajeros de los trenes que se hospedaban en el hotel. Fueron huéspedes del mismo en distintas épocas, distinguidas personalidades; altos dignatarios del clero, gobernadores, legisladores, médicos de fama, etc.

Arriba: Vista del anverso y reverso del menú del hotel. Crédito: Museo Pago de los Lobos.

Cito los nombres de Leandro N. Alem, Leonardo Pereyra, Mariano Demaría, Estanislao Zeballos, el duque de los Abruzos, el Obispo Castellanos, Belisario Roldán, Monseñor Terrero, Pedro B. Palacios (Almafuerte), Alicia Moreau de Justo, Pablo Pizurno, etc.
De sus balcones allá por 1893, hizo uso de la palabra el célebre orador y político Aristóbulo del Valle quien había llegado a ésta acompañado por el Dr. Mariano Demaría.

Arriba: Factura del Hotel del Jardín del año 1909. Crédito: Museo Pago de los Lobos.

¡Viejo hotel cuántos recuerdos fluyen a mi mente! ¡Cuántos momentos gratos pasados reunidos con buenos amigos, ya en su mayor parte desaparecidos! Al evocarte, mi alma se entristece, porque estás unido al recuerdo de muchos seres queridos que compartieron conmigo alegrías e inquietudes.
Constituyó el orgullo de Lobos, pues se lo consideraba uno e los mejores de la Provincia.

Hoy en el mismo lugar están construyendo un moderno edificio, pero los que tenemos el espíritu sensible, lamentaremos siempre que se haya demolido el viejo hotel..."


Arriba: Condimentero de plata perteneciente al Hotel del Jardín. Crédito: Museo Pago de los Lobos.

Agregamos nosotros, hechos no relatados por Quaglia como el banquete ofrecido a Fels, o a Hipólito Yrigoyen en su visita a Lobos durante su campaña presidencial del 16, los homenajes al Cura Ferroni y otros tantos que ayudaron a conformar esa "fama" pueblerina y no tanto que lo rodeó.
"...entiende que realizara una verdadera obra de progreso para la localidad; que llenará una gran necesidad de las Comunicaciones entre el Empalme y la ciudad, y aún entre el centro de la misma y su parte norte y que valorizara las propiedades que se encuentren ya cerca de su traza, dando impulso a la vez a la edificación como consecuencia inmediata de la facilidad de las comunicaciones con los extremos e intermedios de la línea..."

Así, junto a otros, con estos párrafos comenzaba una nota elevada a la Municipalidad de Lobos por la sociedad Anónima "Tranvía Ciudad de Lobos" solicitando el permiso de explotación del servicio de tranvías entre los puntos mencionados.

Pero las explicaciones de necesidades, motivos etc. fueron claramente expuestos en la solicitud elevada, por lo que la sola lectura de la misma casi sin comentarios de nuestra parte servirá para dar una idea completa del asunto.

Arriba: Plano original del proyectado recorrido del Tranvía Ciudad Lobos. Crédito: Museo Pago de los Lobos.

"Lobos, Abril 18 de 1901"

Señor Presidente y señores miembros del Consejo Deliberante.

Los que suscriben, constituidos en sociedad anónima, bajo la denominación "Tranvía Ciudad de Lobos", tienen el honor de presentarse al honorable Consejo, pidiendo la concesión de una línea de tranvías, que partiendo de la Estación Lobos, y pasando por las calles "9 de Julio" y "Buenos Aires termine en la Estación "Empalme Lobos".


No se ocultan a la sociedad los obstáculos que tendrá que vencer antes de dar por terminada la construcción de la línea del tranvía, ni los inconvenientes con los cuales luchara en los primeros tiempos de la explotación.

Aquí continua el párrafo con que iniciábamos la nota, para luego proseguir de esta forma: "...Están muy recientes aun las vicisitudes de todo genero que tuvieron que soportar los viajeros y las cuantiosas perdidas que sufrió el comercio durante el año último pasado, por la impracticabilidad de los caminos que ponen a la ciudad en comunicación con la "Estación Empalme" por cuyo motivo prescindiremos de detallarlas."

Pasa luego la nota a determinar las condiciones bajo las cuales funcionará el tranvía:

1º La línea del tranvía arrancara de la "Estación Lobos" siguiendo la calle ''9 de Julio'' hasta la de Buenos Aires al Norte, por la que continuara hasta encontrar la quinta Nº 231, que atravesará por su centro''. Continuando por las quintas 232, 204, 177, y entrando a la 161 doblará al Este por la primera calle abierta, y tomará nuevamente dirección Norte, siguiendo paralelo a la calle del Ferro-carril, hasta encontrar la entrada a la "Estación Empalme", punto límite de la línea.
''La línea ocupará el centro de la calle en todo el trayecto estando alambrada por ambos lados en la parte no adoquina da y dejando libres los pasos de las boca-calles que están abiertos al servicio publico.

2º En caso de prolongarse el adoquinado de la calle Buenos Aires, los concesionarios pagarán el costo de la mano de obra del ancho que corresponde dentro de los rieles del tranvía.

3º La línea se explotará con tracción de sangre, pero los concesionarios tendrán facultad para variar la clase do tracción cuando convenga a los intereses generales del servicio.
4º El tranvía se establece para efectuar el transporte de pasajeros y mercancías.

5º En toda la parte de la vía que esta alambrada circulara única y exclusivamente los vehículos de la empresa! quedando absolutamente prohibido el acceso a cualquier otro vehículo o cabalgadura.


Arriba: Hojas 2 y 3 de los documentos sobre el Tranvía Ciudad de Lobos. Crédito: Museo Pago de los Lobos.

Los artículos que siguen hasta el 9º determinan el uso de calle por la empresa, así como solicitan al Consejo ventajas en los impuestos, y cesión gratuita de las quintas así, 331, 203 y 204. Además de la intervención Municipal ante las autoridades de la provincia para la exención de los impuestos provinciales. En el 9º fija el termino de la concesión en treinta años y la imposibilidad de concederse permiso para la explotación de otra línea a distancia menor de dos kilómetros.

El 10º solicita la intervención del Consejo ante la autoridades del Ferrocarril para que faciliten los trabajos y la obtención de mejores condiciones en la entrada a la estación Empalme.

Y por ultimo el 11º ''... Los concesionarios conducirán gratuitamente al Comisario, oficiales e Inspector Municipal. Viajaran en las mismas condiciones, en la plataforma delantera de cada coche, dos vigilantes, siempre que vistan de uniforme."

Presentada esta solicitud por los representantes de la Sociedad Paulino Caballero y Francisco Vistalli, fue considerada favorable la petición por el Consejo; pero como tantas otras cosas, esta no prosperó y no pasó de ser un deseo acariciado por unos pocos visionarios locales.

Arriba: Tranvía tirado a caballo perteneciente a la Compañía de Tranvías de Londres (circa 1890). Crédito: Autor desconocido.
Una reciente donación realizada por la Flia. de Nicolás R. Regina de revistas que enriquecerán la Hemeroteca del Museo nos ha permitido comentar este artículo publicado en un diario de La Plata donde se evoca el pasado lobense. Quizá a raíz de esta publicación podamos obtener más elementos relacionados con el asunto, como fotografías etc.; logrando así revivir el pasado de nuestro pueblo.

Arriba: El cumpleaños de Palavecino. Crédito: Museo Pago de los Lobos.

Transcripción del artículo:

Lobos: Cumplió Cien Años el Señor Faustino Palavecino
Don Faustino Palavecino festejó el sábado 13 del corriente sus primeros cien años. El día del cumplaños es el 15 pero como es "día de trabajo" los celebró el "sábado inglés".

Vamos a saludarlo en su casa de la calle Estrada 168. Nos recibe en compañía de su sobrina Elvira, su ángel tutela, e insiste en que pasemos al comedor "para tomar una copita". El, a su vez, se hace servir una ginebra de las que dice que "antes, cuando venía en porrones, era mejor".

Don Fausto, en plena lucidez y con buena memoria va desgranando recuerdos. La casa en Las Chacras, las siestas de muchacho, los trabajos en la trilla, las elecciones, los hombres, las costumbres... Sólo tiene algunas dificultades para oír y trata de justificarse: Es que estos oídos llevan 100 años escuchando...

Queremos preguntarle de todo y así saltamos de tema a otro. Sí, el nación en el año 1865 en el campo en Las Chacras, junto a los campos que fueron después del "viejo Amado". Allí estuvo hasta los 73 años para venirse luego a Lobos donde ya lleva 27 más. Esta casa fue de sus padres "así que calculen cuántos años tendrá".

¿Médico? Dicen sus familiares que debió recurrir a médicos recién cuando tenía 86 años... Su padre murió a los 91 y hay dos hijos de 77 y 74 años. Por lo visto ninguno afloja.

A Buenos Aires se iba en carretas y se llegaba en tres o cuatro días. Por lo general las tiraban tres yuntas de bueyes. "En carreta dicen que también la llevaron a mi madre -de muchacha- a Buenos Aires, porque Urquiza venía con su ejército contra Rosas y podía pasar cualquier cosa en el campo. Después que pasó la gerra volvieron todos al campo".

Arriba: Faustino Palavecino. Crédito: Diario El Plata (17 de febrero de 1965) / Museo Pago de los Lobos.

¿Negocios?. De Las Chacras recuerdo el boliche de Cometo y acá en Lobos, donde está "La Perla" había una fonda, donde está Tomatis estaba un tal Micheo y por donde está Sancho había un comercio de Olazo y por la "calle real" para abajo recuerdo que había una tienda... Estaba también la cancha de pelota de Azcaray y por ahí por donde está Proni...

Ya se sabe.. en los boliches de campo la gente se reunía los domingos para divertirse: las carreras, lasalguna taba... Me acuerdo que mi padre tenía un caballo, "El Bayo" al que lo sacábamos de callado y lo hacíamos correr. Ganamos algunas y allí y otras a los navarreros.

A caballo veníamos a Lobos a escuchar la misa del gallo un grupo de vecinos. Y a caballo venían también los novios a casarse, y cada uno montado su buen pingo. Venían bien separados no como ahora que Ud. los ve que pasan abrazados en esas motonetas.

Casamiento grande se hizo hace mucho por el lado de Empalme. El acompañamiento era tan grande que parecía un entierro. Y en la casa de la novia se quemó una batería de cohetes y bombas.

¿Y los bailes, don Faustino?
Nos divertíamos lndo. Uno traía yerba, otro, azúcar, otro caña o ginebra, en la casa se hacía algo amasado por las mujeres, siempre había alguien que tocara la guitarra o la verdulera" y a bailar valses, polkas, chacareras, triunfos, cermezas hasta la madrugada.

¿La iliminación? Había faroles y velas. Para sostener estos se clavaban cuchillos en las paredes y sobre las hojas se pegaban las velas. Una vez hicimos un corso. Fue por donde vivía Martín Córdoba, y el que hizo un muñeco grande de Luciano Fuentes. Pero al muñeco le metieron unos cohetes adentro y le prendieron fuego... Los asados eran baratos, si las ovejas costaban 70 a ocenta centavos.

Yo trabajé con caballadas, a veces para los hornos de ladrillos, de los que había seis o siete en Lobos, y sino para tirar las máquinas trilladoras. Con estas íbamos al oeste y al suyr. Llegábamos hasta Guatraché. Avestrúz, etc. Sí, había indios por allá pero era gente mansa.

Sí señor, soy "Berrista". Yo fui muy amigo de don Eulogio Berro, era muy gaucho y no hacía diferencia entre los partidarios y los contrarios. A todos los trataba igual don Eulogio. Antes había unos bandos que se llamaban "Achavalistas" y "Pacistas" Y también recuerdo al intendente Manuel Caminos, que me parece era de los "vacunos".

La política era medio brava el día de las elecciones, cuando se votaba en los atrios. Una vez para una de esas me parece que era Marcelino Díaz el que pasó gritando que ganaban las elecciones... El mayor Vergara lo bajó con el Winchester..."

Y don Faustino Palavecino sigue barajando recuerdos. Y vuelve a su cumpleaños que no serán 100 sino 101, porque no es mujer para andar quitándose años... y encarga que le "avisen" a los muchachos de Regina que tienen que venir a buscarlo en el auto para ir a la Iglesia, a la misa de gracias. Y les pide esa gauchada porque él fue amigo de los padres y de los abuelos de estos muchachos.

Y con la promesa de volver, le hacemos una última pregunta: Don Faustino, usted sabe que el 14 e marzo hay elecciones. ¿Supongemos que ya con 100 años se quedará en casa, no? Y la respuesta surge rápida y espotánea. ¡Cómo no! Yo voy a votar, señores... Y agrega, como apra que no haya dudas: "Y en ésta que ganamos...".

Una gestión
Las autoridades comunales vienen realizando activas gestiones ante funcionarios de la Provincia con el propósito de continuar la obra número 4 bis, pavimento el tramo desde el hospital regional hasta el cementerio, que como es de público conocimiento, se encuentra paralizada desde hace largo tiempo.

Dada la sentida necesidad que representa para nuestra ciudad contar con esete camino pavimentado, es de desear que se subsanen todos los inconvenientes y que pronto se cristalicen las aspiraciones de autoridades y vecinos.

Fútbol
El viernes próximo se presentará en el Estadio Municipal enfrentando al seleccionado de la Liga Lobense de Fútbol, el equipo de los Técnicos del Fútbol Argentino, que integran entre otros, los ex cracks Juñio Cozzi, Zubeldía, Juan Carlos Colman, Allegri, Díez, Ramos, Néstor Rossi, Buyé y otras destacadas figuras del balompié.

Infracciones de tránsito
Merece el aplauso general la campaña de prevención y represón de las infracciones de tránsito, que vienen realizando las autoridades policiales, juntamente con inspectores de la municipalidad.

Cena
Con motivo de su próxima incorporación al servicio militar, fueron homenajados con una cena en el Club Los Naranjos, los jóvenes Juñio Palavecino, Horacio Silva, Omar Cervela, Carlos Arévalo, José Chiarelli y Arnaldo Castellanos.


Fuente: Diario El Plata, edición del 17 de febrero de 1965.

Enlace relacionado
Escaneo del artículo sobre Faustino Palavecino
"...en Lobos hoy 7 de Julio de 1867 y hora 12 de la mañana, reunidos en la casa habitación de Don José Martí, por convocatoria de los Señores José R. de Olaso, Joaquín Martí, Manuel Sempertegui para crear una sociedad de socorros mutuos; constituidos en Asamblea General bajo la Presidencia Interina de José R. de Olaso y haciendo de Secretario Interino Estanislao del Valle acordamos: -1º Por unanimidad el que la proyectada sociedad quede desde hoy constituida con el nombre de Asociación Española de Socorros Mutuos..." [1]

Ese año y en una casa particular se fundaba la "Sociedad Española", luego entre otros problemas a resolver y deseos de concretar, se tornó imperioso el de la Casa Social. Muy necesaria por motivos tan diversos como el de lograr un funcionamiento adecuado a sus fines contando con una sede propia; más la economía que significaba el no gastar en lo ajeno, o el de afirmar y revalorizar su presencia en la localidad mediante construcciones notables. [2]

Arriba: Edificio de la Asociación Española de Socorros Mutuos de Lobos, en el día de su inauguración. Año 1900.

Un largo período de tiempo demandó el ver satisfechas tales aspiraciones. Treinta y tres años transcurrieron antes de la concreción de las mismas. Y varios intentos diferentes se realizaron en ese lapso. Ninguno satisfactorio antes del emprendido en 1898 y concluido el 2 de mayo de 1900, con la inauguración del edificio con que desde entonces caracteriza a la Sociedad.

Lobos en pleno crecimiento a fines del siglo XIX contaba con diversas instituciones que en alguna medida contribuían a tal fin. Entre ellas, las originadas en seno de las colectividades, que a más de agrupar a los inmigrantes para brindarles ayuda médica y de otro tipo dedicaron fondos a la construcción de obras que prestigiaron la localidad, y coadyuvaron a la mejoría de las rentas sociales.

Los españoles definitivamente inician la concreción de la tan ansiada "Casa Social", el 17 de Mayo de 1898. En la reunión celebrada ese día en que "... se pasó enseguida a resolver la cuestión sobre la adquisición del terreno para la Sociedad que próximamente se rematará en este Pueblo..." Un mes más tarde se hace constar en actas que: "...siendo aceptada la compra del terreno, el cual se compone de 21 m. 30 cm. de frente por 45 m. 80 cm. de fondo, según consta en el Edicto Judicial existente en el Archivo; su costo ha sido de 800 pesos moneda legal." [3]

En posesión del terreno la Junta Directiva se afanó por alcanzar la meta lo más pronto posible, pero no les resultó tan fácil; por un lado los problemas propios de lo encarado, elección de los planos y constructor, y por otro, diferencias en el seno de la "Junta" misma. "...el Señor Casal [4] dijo que creía conveniente solicitar a las Sociedades Hermanas que tienen edificio propio un plano o detalles relativos al mismo fin... Resultando luego elegido entre varios el presentado por los que luego serían los constructores del edificio.

No todos fueron acuerdos, sino que las diferencias se manifestaron así: "...El Señor Aller expuso que en la última reunión había sido conforme en lo que acababa de manifestar el Señor Presidente de que la reunión para resolver estos casos fuera de todos sus miembros; pues entendía que la empresa de responsabilidad debemos sobrellevarla todos por igual, que para llevarla a su fin correspondía la unión de todos y así como está sucediendo ahora los Señores compañeros se excusan de no asistir por los muchos quehaceres, serán ineficaces todos los trabajos y entendía que estaban en el deber de tomar una determinación..."

Como se ha visto no todo marchaba sobre rieles, por el contrario, "... notaba independencia completa en muchos compañeros de la Junta y para él era razonable interpretar ese proceder en el sentido de estar desmoralizados y que en ese orden de ideas visto el poco entusiasmo se había retirado a sus atenciones..."

La apatía de algunos miembros de la Junta Directiva no consiguió amilanar el optimismo y las ganas de hacer en otros, y así es que: "...el Señor Casal pidió que active la cuestión de la Casa Social, no tan solo por tener el orgullo de decir que estamos en casa propia como también para que vean que la Comisión ha hecho todo lo posible por llevar a cabo dicho proyecto, abriendo cuanto antes los cimientos; que así como hemos estado prontos para gastar tantos miles de pesos para la guerra sin provecho alguno creía los deberíamos gastar para una obra tan necesaria y que dará mérito a esta Sociedad..." Estas palabras pronunciadas en la reunión del 6 de noviembre de 1898 pintan mejor que cualquier comentario que podamos hacer las actitudes que algunos inmigrantes estaban asumiendo. Muestra de ello el comentario sobre los gastos hechos en ayuda del país de origen en guerra, y que son los primeros y los únicos vertidos en contra de ellos –por lo menos oficialmente- en las Actas de la Sociedad. Por otro lado, lo que significaría para algunos el fuerte sentido de presencia que lograría dentro del ámbito local con la construcción de la obra; como por otro, prestigio a ganar por los miembros de la Junta ante sus connacionales por tal concreción. La que una vez encarada firmemente se fue resolviendo de esta manera: "... pedir especial poder y autorización para que la Junta Directiva eligiera entre los varios planos que estaban a al vista el que más conviniera; y se adoptara el que reuniere mayores ventajas como ser su costo, consultando siempre los intereses de la Sociedad y los fondos existentes... llamar a la licitación de la obra y dar comienzo a la mayor brevedad... pedir también la autorización para emitir un empréstito hasta la suma de 10.000 pesos moneda legal, que será colocado con el 7 % de interés, y pagadero en cinco anualidades; sorteandosé 200 aciones cada año. Las Acciones serán de 10 pesos moneda legal, y un total de 1.000 acciones."

Lo producido por la suscripción de acciones, más lo contado ya por la Sociedad permitía encarar de lleno la construcción de la Casa Social. Para la venta de tales acciones se designó una Comisión (cosa frecuente dentro de la Sociedad, que las creaba para casi todos los actos por ella realizados) y se encomendó a personas influyentes de la colectividad allegadas a la institución igual tarea. La emisión de acciones para solventar gastos en la construcción de edificios u otros fines resultaban cosa corriente en las Sociedades Españolas de Socorros Mutuos. Y también el enviar algunas a las "Sociedades Hermanas", las que casi siempre eran devueltas con los más variados pretextos para su no-adquisición. Lo que no impedía continuar con la costumbre, de una cosa y de la otra. "...se recibe una acción de la Sociedad Española de Socorros Mutuos de 25 de Mayo por 50 $, que envían en contestación de las dos que envió esta Sociedad; pero se decide solicitar las acciones que hemos enviado y devolver esta. Es necesario aclarar que finalmente el costo de cada una de las acciones de la Sociedad de Lobos era de 25 $ moneda legal."

Entre acciones que van y acciones que vienen el edificio continuaba en proceso de construcción. Una vez concretado el llamado a licitación, a la que se presentaron los siguientes constructores según consta en el acta de apertura de las propuestas: "En Lobos a 13 de Febrero en 1899 reunidos los miembros de la Junta Directiva que se expresan al margen a objeto de abrir las propuestas de licitación para el edificio social después de su lectura resultó de esta forma –Propuesta de B. Giordano por la cantidad de 23.500 $ m/leg. ; -Propuesta de Pedro Gilardoni por 27.5000 $; Pedro Chini por 25.250 $; Otonelli y Lambertini por 39.119 $; Russo y Guagnini por 26.500 $; Juan Armanelli por 22.500 $; Santiago Asenzo Benedetti por 26.500$; Juan Podestá por 27.500 $; Antonio Zanetti cuatro propuestas por 23.600 $ una, otra por 22.350; la tercera 22.000 y la cuarta de 20.800 pesos moneda legal"

Así resultaba el costo de la obra y se propuso tener una conferencia con: "los Señores Armanelli y Zanetti, por ser las propuestas más ventajosas para que suministrasen a esta Junta datos con respecto a las modificaciones que se piensan hacer..." Ya que la falta de fondos lo imponía y se había resuelto suprimir parte de lo planeado originalmente.

La licitación pública llamada para la construcción del edificio había convocado a varios constructores como hemos visto; y la falta de fondos, frente a los presupuestos presentados motivó que se efectuasen reformas al proyecto originalmente acordado.

"...Después de un largo debate se acordó por unanimidad construir una parte del edificio social, y de acuerdo con el nuevo proyecto presentado por el Sr. Aller; disponiendo de todos los fondos sociales, como está resuelto en la Asamblea del 11 de Diciembre de 1899..."

Sin quitar mérito a los demás miembros de la Junta Directiva debemos reconocer el protagonismo del Presidente. Aller fue un elemento decisivo para la concreción del edificio, el que se ajustó a lo siguiente:
"...-1º Se construirá el edificio social bajo la base del plano aprobado, compuesto de un salón de 24 metros 0,80 centímetros de largo, un salón de lectura, un zaguán, secretaría y gerencia en una sola pieza y un watercloset.

-3º El frente del edificio llevará a les ventanas balcones o balaustres y celosías de cedro con ficha niquelada como lo expresa el pliego aprobado.

-5º Se construirá un corredor partiendo del extremo interior del salón todo a lo largo de este, zaguán y secretaría y sala de lectura y watercloset, de 2 metros de ancho y techo de zinc ladrillo abajo y forrado con listones de pinotea, cepillado y machihembrado; sostenido por columnas de fierro moldeado y pintado con dos manos de aceite y una de barniz natural.

-6º Se construirá una vereda del mismo ancho con baldosas del país, dibujo a gusto de la Comisión.

-7º La puerta cancel será en un todo igual al plano ya mencionado.

-8º Se construirá una vereda en las calles que indica el plano en toda su extensión de mosaico del país, sentada sobre contrapiso de ladrillo y cal, dibujo a gusto de la Comisión."


Las condiciones de pago en alguna medida son una muestra de las costumbres de la época al respecto. "Primero: al firmar el contrato se depositaran como garantía en el Banco de la Nación de este Pueblo a la orden del Constructor y la Sociedad Española, la suma de 2.500 $ moneda legal como primera cuota.
Segundo: Se entrega al Constructor 2.500 $ de igual moneda al ser colocado todos los marcos de puertas y ventanas.

Tercero: 2.500 $ de la misma moneda, que serán entregados al mismo Constructor al tener la obra a la altura de los techos.

Cuarto: 2.500 $ le serán entregados a dicho Señor después de techado y evocado.

Quinto: 2.500 $ moneda legal se le entregarán terminadas totalmente la obra convenida.

Sexto: El resto juntamente con los 2.500 $ depositados en la Sucursal del Banco como garantía, se le entregaran al Constructor a los noventa días de entregar la obra; la cual será recibida por una Comisión nombrada al efecto por la Junta Directiva de la Sociedad.

Octavo: El edificio será totalmente concluido y entregado a la Comisión nombrada por la Sociedad el día 31 de Marzo de 1900...

Duodécimo: El contrato de edificación será otorgado ante un Escribano Público de esta Localidad; y los gastos que se originen para este documento serán abonados por partes iguales entre el Constructor y la Sociedad.

Para mayor validez y constancia se acordó que esta acta fuera leída en el acto lo que así se efectuó aprobandosé por unanimidad suscribiendo todos los miembros presentes (Laureano Aller, Presidente; Felipe Castañeda, Secretario; José M. Casal; Celestino Burguete; Angel García de la Vega; José Olano; Fermín Cajen; J. Caamaño; Angel C. Aranda; Javier Várela)."


Arriba: Membrete de la Sociedad Española de Lobos.

Las condiciones acordadas el 17 de Agosto de 1899 en Asamblea Extraordinaria celebrada ese día a las que se debió ajustar el proyecto y demás para la construcción del edificio se vieron concretadas en el tiempo estipulado. Casi ocho meses después, el 2 de Mayo de 1900, fecha prefijada, las obras eran inauguradas.
Corto fue el tiempo realmente transcurrido desde el momento de la decisión al momento de concreción; y grande la significación e importancia de lo realizado, tal cual hoy lo podemos apreciar.

Volviendo a ese 2 de mayo, encontraremos que poco tiempo antes, el 27 de marzo de 1900 se acordó: "...el Señor Caballero manifestase a la Comisión el estado en que se encuentran los trabajos del edificio.
El Señor Caballero manifestó que poco era lo que tenía que decir, más que la obra está en vías de terminación y par el 20 ó 25 de abril próximo se hallará terminada..."


El plazo resultó corto, pero los trabajos requeridos para levantar la "Casa Social" fueron intensos y podemos asegurar que el tiempo fue exiguo en relación a la magnitud de la obra realizada.

"...se acordó por unanimidad lo siguiente: Primero: Fijar el día 2 de Mayo próximo para la inauguración. Segundo: Fijar en el gran salón una placa conmemorativa del acto con los nombres de la actual Junta Directiva, el del Señor Caballero y el del Señor Armanelli. Tercero: Obsequiar al Señor Caballero y al Señor Armanelli con una medalla de oro; al primero como reconocimiento de sus merecimientos en virtud del celo, patriotismo y desinterés con que cumple el delicado cargo que aceptó con tanto agrado; al segundo como estímulo y buen cumplimiento al contrato realizado con esta Sociedad..."

¿Quiénes eran estos Señores? Armanelli fue quien se encargó de la construcción del edificio, mostrándose en esta obra como un interesante constructor, haciendo honor al titulo de tal. Paulino caballero, Ingeniero de Puentes y Calzadas de España, radicado por ese tiempo en Lobos y que encontraremos poco tiempo después impulsando el fallido proyecto del "Tranvía de Lobos a Empalme Lobos".

Continuando con la transcripción del acta anterior, esta continúa: "...Sexto: Mandar acuñar 500 ó 600 medallas en bronce para que conmemoren la fecha de inauguración. Séptimo: Mandar sacar 100 fotografías de la Casa Social para como las medallas ser vendidas a toda persona por el precio que más adelante se fijará; excepto las que por cuenta de la Sociedad habrá de donar a muchas personas..."

En la sesión del 8 de abril se decide: "...no edificar más por falta de fondos que lo acordado hasta la fecha. Se autoriza al Señor Presidente para la compra de un juego de salón compuesto de un sillón, doce butacas, una mesa ministro y un tintero, dos lamparas, una carpeta, lo más indispensable para la inauguración del edificio. Se acordó también la impresión de 500 circulares para repartir entre los socios manifestando el día de la inauguración. Igualmente se acordó poner precio a las medallas que se repartirán dicho día entre los socios, siendo el mismo 50 centavos, y 1,50 $ la fotografía del edificio..."

El 28 de abril se pasaron notas a los presidentes de la Sociedad Italiana y al Orfeón Lobense pidiendo: "... se sirvan facilitar algunas sillas para la Asamblea próxima a efectuarse para la inauguración del Edificio Social". También que: "...se comunica que el Presidente se entrevistó con José R. de Olaso, y le manifestó que veríamos con sumo placer el tener en el nuevo edificio un objeto que perpetuase su memoria; que después de una larga conferencia le había expresado que con lo que pensaba obsequiar era con un gran espejo que mandaría construir con el escudo de España, y una dedicatoria; y que teniendo que ausentarse del país mandaría al Señor Presidente una autorización para que en su nombre lo recaude... En vista de lo expuesto por el señor Presidente se acordó dirigirle una nota agradeciéndole dicho ofrecimiento, y que al mismo tiempo tuviese a bien mandar un ejemplar de su última fotografía para hacer una ampliación de ella y honrar con dicha fotografía el salón de sesiones. Y se acordó que el día 1º del mes entrante se trasladase todo lo concerniente a la Sociedad hasta el nuevo local; quedando encargado de esto el señor Secretario rentado. En cuanto a los muebles el Presidente da cuanta que llegarían oportunamente. Se acordó que para el estipendio de las medallas fuese nombrado el cobrador Nicolás Jauregui..."

Tales los preparativos para la importante Asamblea General Extraordinaria con que se inaugurara la "Casa" tan anhelada por los españoles de Lobos, y finalmente conseguida tras duros empeños.

"En Lobos, a 2 de Mayo de 1900: reunidos en el salón de sesiones de la nueva Casa Social recién construida los Miembros de la Junta Directiva de la Sociedad Española, los Señores Socios y Personas que al margen se designan en Asamblea General Extraordinaria bajo la presidencia del Señor Don Laureano Aller y cumpliendo lo dispuesto por nuestro Reglamento vigente en su articulo 70, siendo las 4 p. m. el Señor Presidente declara abierta la Asamblea..."

Como bien puede presuponerse, la reunión convocada para la inauguración del edificio hubiese tenido necesariamente que estar celebrada con gran boato; pero contrariamente a todo lo imaginable, ocurrió algo diametralmente opuesto. No hubo ni bailes tradicionales, ni gaiteros y tambores, ni vino de honor, como tampoco alegorías a la confraternidad Hispanoamericana. Todo se redujo a palabras pronunciadas dentro de las formalidades impuestas por los reglamentos en el transcurso de una Asamblea societaria.

Y el acta correspondiente así lo muestra: "En el Pueblo de Lobos, Provincia de Buenos Aires de la República Argentina, a dos días del mes de Mayo de mil novecientos de la Era Cristiana, siendo Presidente de la República el Excelentísimo Señor Teniente General Don Julio A. Roca; Gobernador de la Provincia de Buenos Aires el Excelentísimo Señor Don Bernardo de Irigoyen, Intendente Municipal de este Partido de Lobos el Ciudadano Don Francisco J. Villanueva, Ministro Plenipotenciario y Enviado Extraordinario de España en esta Nación Excelentísimo Señor Don Julio Arellano y Arospide; y agente Consular de España en este Pueblo el Señor Don Laureano Aller..." declaró abierta la Asamblea y propuso: "...que de conformidad a la Orden del Día se procediera a labrar esta acta, que debe ser firmada por todos presentes para hacer constar en ella la toma de posesión e inauguración de este Edificio Social que ha sido construido por el empresario Don Juan Armanelli, bajo la dirección técnica de nuestro consocio Don Paulino Caballero... que esta Acta sea colocada en una caja de bronce construida al efecto y depositada detrás de la placa de inauguración que en este momento se fija en el gran salón de esta Casa como recuerdo de la fecha memorable de este día..."
Tales las formalidades, ahora las palabras, y de ellas los conceptos más significativos, Aller hizo presente: "...que la construcción del edificio había dado lugar a muchas pruebas de patriotismo y generosidad, las que reservaba para consignar en otra oportunidad..." Castañeda recordó en ellas los presente entregados a Caballero y Armanelli y el que a su vez había otorgado a la Sociedad su socio fundador y primer Presidente Don José R. de Olaso. Agregando que: "...por la nota recibida en esta Sociedad por el Agente Consular de España se habían impuesto del nuevo acto de confraternidad dado a la Colonia Española por la primera Autoridad del Partido designando por indicación del Doctor Antonio Hiriart por unanimidad de todo el Consejo, de Plaza España a la que se está construyendo en la manzana 312 de este Pueblo..." Y concluyó manifestando "... que los deseos de la Junta Directiva hubieran sido que el solemne acto que se estaba realizando hubiese revestido el carácter de una gran fiesta, pero que esto había sido completamente imposible por la precaria situación pecuniaria en que había quedado la Sociedad."

Resultaría interesante consignar los nombres y cargos de las personas que estaban presentes en el acto muestra un instante de la vida pueblerina en toda su magnitud, pero es prácticamente imposible hacerlo por lo extenso de la nómina. Sólo diremos que se encontraban presentes todas o casi todas las Instituciones Lobenses, tanto oficiales como privadas y los 66 concurrentes finalmente se unieron convocados por Aller, quien "... resolvió dar por terminada la Asamblea pidiendo a todos los concurrentes lo acompañasen a dar los gritos: VIVA LA REPUBLICA ARGENTINA, VIVA LA NACION ESPAÑOLA, VIVA EL PUEBLO DE LOBOS, VIVAN LAS AUTORIDADES LOCALES, VIVA LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE LOBOS, VIVA TODAS LAS SOCIEDADES DE LA LOCALIDAD, con lo que se dio por terminada la Asamblea siendo la 5 1/4 p. m."

Pero la cosa no terminó ahí, por cierto continúa hasta nuestros días, pero de lo ocurrido en la "Casa" en los primeros años, mejor dicho, por lo menos en los tres primeros lustros no es tan conocido y ello es lo que contaremos ahora.
Luego de ese 2 de Mayo vendría el tiempo grato de las funciones teatrales, reuniones sociales, cinematógrafo, conferencias y todas las manifestaciones posibles de realizar en un local cerrado y que gracias a la "Casa" permitió convertirse a la Sociedad en esos primeros años del siglo pasado en un centro expectable.

Fuentes:
[1] Acta de Fundación de la Sociedad.
[2] Acta Nº 90 del 11/12/1898 "... Enseguida se le concedió la palabra al Señor Aller, quien de acuerdo con el encargo especial que se le había confiado manifestó a la Asamblea que había llegado el momento de que la Sociedad española de Lobos construyera un edificio o Casa Social; no tan sólo por la gran necesidad de poseer un local propio; como la de honrar así la memoria de la Sociedad y poder decir con orgullo sus socios que poseemos un local propio y digno de la colonia española de Lobos..."
[3] Acta Nº 77, del 19/6/1898.
[4] José Casal. Acta Nº 80 del 7/8/1898.
Esta fotografía fue tomada en Lobos el 24 de septiembre de 1915 en las inmediaciones del Hipódromo de Lobos luego del aterrizaje del Tte. Atilio Cattáneo en su Raid El Palomar - Lobos.

El avión que tripuló Cattáneo en su vuelo a Lobos fue un Blériot XI. Detrás aparece la Almacén de García, edificio que aún se conserva.


La Fotografía a sido facilitada al Museo por familiares de Cattáneo a los que agradecemos.
Con la muestra fotográfica de estos morteros iniciamos una serie de artículos sobre las diferentes piezas que componen el acervo del Museo "Pago de los lobos", y que periódicamente iremos publicándolos.

En ellos se podrán encontrar datos generales de los objetos así mismo se pretenderá en algunos casos hacer un breve historia del objeto – pertenencia, donante, etc.-

Arriba: Mortero y mano de mortero de madera, circa 1820.

Arriba: Mortero y mano de mortero de madera, circa 1880.

Arriba: Mortero y mano de mortero de bronce, circa 1900.

Arriba: Mortero de mármol y mano de mortero de madera, circa 1900.
El próximo viernes 5 de noviembre, en el primer piso del Cine Teatro Cañuelas de esa localidad bonaerense, a las 19:30, se presentará el libro Manuel Dorrego. Una senda cubierta de espinas, de Gustavo Recalt. Dicha presentación estará a cargo del Dr. Fernando E. Barba, Vicepresidente de la Academia Nacional de la Historia y Director del Instituto de Investigaciones de Historia Argentina de la Universidad Nacional de La Plata, y del Dr. Emir Reitano, Profesor Adjunto de la Cátedra de Historia Americana Colonial de la UNLP.

Manuel Dorrego. Una senda cubierta de espinas, fue editado por el Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, a través del Archivo Histórico "Dr. Ricardo Levene" , dependiente de la Dirección Provincial de Patrimonio. Su autor, Gustavo Recalt, es Licenciado en Historia por la Universidad de La Plata, especializado en temas socio-económicos de la Argentina de los siglos XVIII y XIX y responsable, además, del Museo y Archivo Histórico de Cañuelas; con anterioridad publicó La incidencia de los cardos en las tareas rurales durante el siglo XIX, Curas y gauderios en el Plata y zona de influencia y La historia de la industria lechera en la provincia de Buenos Aires. Manuel Dorrego. Una senda cubierta de espinas es su último trabajo, materializado gracias a la labor de la Asociación Amigos del Archivo Histórico para la colección "Gobernadores bonaerenses".

La obra que se presentará en Cañuelas es una aproximación a la actuación pública del coronel Manuel Críspulo Bernabé Dorrego, que pone de relieve rasgos interesantes de su personalidad y las implicancias que tuvieron en sus actos públicos. El título elegido está tomado de las propias palabras del prócer ("la senda está cubierta de espinas") que adquirirían, desde la perspectiva histórica, un sentido profético, ya que nada es conceptualmente más cercano al camino que en vida le tocó transitar: los años batallosos al servicio de la causa de la independencia, las luchas políticas e ideológicas, el destierro, la función pública como gobernador de la Provincia, hasta la fatídica tarde del 13 de diciembre de 1828 en que fue fusilado en los campos de Navarro.

Prof. Guillermo Pilía / AHPdeBA
Desde 2009 un grupo de profesores de Lobos crearon un grupo para desarrollar actividades de difusión de la historia no sólo a nivel nacional, sino también del ámbito lobense.

En este, el Año del Bicentenario Argentino, las actividades se desarrollan e incluyen una serie de conferencias y muestras que se extenderán hasta el mes de noviembre.

CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES:*
Conferencias:
Jueves 23 de septiembre a las 17 hs. Escuela Nº1 Pilar Beltrán - "Lobos en el pasado y su evolución", por José Guindani (Historiador y Director del Museo Histórico y de Cs. Naturales Pago de los Lobos).

Jueves 30 de septiembre a las 17 hs. Escuela Normal Superior de Lobos - "Breve consideraciones sobre la prehistoria local", por Francisco Yanarella (Dr. Veterinario, investigador vocacional).

Historias orales y muestras culturales:
FECHA SUSPENDIDA HASTA NUEVA CONFIRMACIÓN. Escuela Normal Superior de Lobos - "Historia oral de un pasado aborigen", por Lidia Mamonde (descendiente aborigen).

Lunes 1 de noviembre a las 17hs. - LUGAR A CONFIRMAR - "Elaboración de piezas tradicionales (arte originario)" / "Pre-relevamiento de Patrimonio Cultural local", por Silvana Nicolini (profesora superior en cerámica y alumnas del Instituto Superior 153).

Jornada cultural:
FECHA A CONFIRMAR. Paseo de las Esculturas, ubicado en la Av. Alem - "Interpretación cultural del arte aborigen", Mural en homenaje a los Pueblos Originarios.

Leyenda: "Marici Weu" ("Diez veces viviremos, diez veces venceremos"), Voces de la Marcha Indígena a Plaza de Mayo: 20-05-2010.

Actividades a cargo de Silvana Nicolini, alumnos del Instituto Superior de Formación Docente Nº 153, el Dr. Francisco Yannarella con la organización y coordinación de la profesora Haydée Pellisero.

(*) Las mismas pueden sufrir modificaciones.